Una planta para reutilizar los restos de jardinería y zonas verdes que no necesitan agua potable

Una planta para reutilizar los restos de jardinería y zonas verdes que no necesitan agua potable

Manolo Padilla es jardinero de profesión, lleva décadas planificando y cuidando grandes extensiones de vegetación. Ocupa el sexto puesto en la candidatura de Esquerra Unida al Ayuntamiento de Sant Joan d’Alacant y aprovechó el acto de inauguración de la sede electoral para desgranar algunas de las medidas medioambientales de la agrupación.

Revitalizar el arbolado que está muriendo

Sant Joan ha perdido buena parte de su masa forestal, un ejemplo muy claro es la pinada de Belucha. El afán por no gastar agua está acabando también con el arbolado catalogado como histórico. Actuar es urgente, se trata de un patrimonio “insustituible”; tal y como señaló Padilla, “cualquier otra cosa del pueblo que se estropee se puede reconstruir, pero nadie sería capaz de volver a colocar ahí un ficus que tenga 200 años”.

Perder masa forestal nos perjudica por su aporte en términos ecológicos y medioambientales (frescor y sombra) y por su valor histórico. Pero además, un arbolado seco supone un problema de seguridad, ya que el tronco o las ramas podrían quebrarse en cualquier momento.

Zonas verdes con agua salada

Dado que vivimos en una zona muy árida, es frecuente utilizar césped artificial o grava para ahorrar agua. Pero según Padilla esa “no es la solución porque eso lo que hace es que se desertifique mucho más el terreno y tengamos un pueblo mucho más árido”.

No obstante, existen técnicas de jardinería moderna para mantener sin agua potable y con buena salud amplias extensiones de césped verde y árboles como las palmeras datileras o la lagunaria. Haciendo perforaciones en el suelo se consigue agua salada que sirve para el riego de muchas especies mediterráneas capaces de expulsar el sodio.

Convertir un residuo en una materia prima

El proyecto más ambicioso en materia medioambiental que plantea Esquerra Unida es la instalación de una planta para la separación y el triturado de los restos de jardinería y poda, la los llamado bio residuos. Con el tratamiento adecuado, estos desechos pueden convertirse en compost que mantendría nutridas las zonas verdes de Sant Joan.

Además, en cuanto a la recogida de restos de jardinería y poda, Padilla lamentó que los contenedores son insuficientes en tamaño y en número, por lo que no se adecúan a los estándares que exige la normativa europea. “Imaginad por ejemplo que en La Rambla hubiera solo un contenedor de basura, pues al mismo nivel sucede con los jardines”.

Acción global y coordinada contra el mosquito tigre

Por último, Padilla habló de la necesidad de actuar con ímpetu contra el mosquito tigre, que en menos de una década se ha convertido en una plaga y es un insecto vector de enfermedades. Tal y como apuntó, las medidas actuales son insuficientes, aunque celebra las campañas de concienciación y las acciones que se han desarrollado en Sant Joan para mantener la población de aves como los gorriones o el avión común. Padilla considera que para mantener el mosquito tigre a raya hacen falta tratamientos de choque que abarquen el conjunto del municipio (ahora se hacen tratamientos, pero en zonas muy localizadas, por lo que su efectividad se limita a unos pocos días). Al respecto, propone incluir al murciélago en los programas que ya existen para recuperar fauna urbana, aplicar tratamientos biológicos coordinados y de amplio espectro y continuar desarrollando campañas de concienciación para dar consejos y difundir buenos hábitos.

VER PROGRAMA ELECTORAL

By |2019-05-21T17:34:36+00:00maig 21st, 2019|Notas de prensa|0 Comments